Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Feb 25, 2020 in Actualidad, Almacenamiento, Non classé | 0 comments

Correo electrónico y medioambiente

Correo electrónico y medioambiente

 

En diciembre de 2019, se celebró en Madrid la cumbre del clima para abordar diversas cuestiones ambientales mundiales que nos afectan a todos. Las decisiones que se tomaron (o no) en esta cumbre no están en nuestras manos, pero si queremos cuidar nuestro planeta, hay pequeñas cosas que todos podemos hacer. Y como nuestra especialidad es el correo electrónico, intentaremos que nuestros correos sean más ecológicos.
Cada correo electrónico que enviamos (de hecho todo lo que hacemos en Internet) deja una huella de CO2. Por lo tanto, necesitamos entender que aunque nuestros correos electrónicos pueden parecer inofensivos, más allá de la energía eléctrica que consumimos cuando los leemos/escribimos, sus datos necesitan ser almacenados en un servidor que consume energía y en muchos casos también requiere refrigeración. Además, si no los borramos, se almacenan en servidores, a veces en múltiples lugares por razones de seguridad.
Esta huella ha sido calculada y depende en gran medida del contenido del mensaje, algunos estiman que cada correo produce un promedio de 10g de CO2. Se trata de un cálculo algo arbitrario porque un correo electrónico también tiene un impacto positivo (que no se tiene en cuenta en estos cálculos) cuando reduce el envío de correo en papel. En cualquier caso, no es concebible compararlo con el tráfico aéreo que también produce otros contaminantes (partículas finas) mucho más graves.
¿Cómo podemos reducir el impacto de nuestros correos electrónicos? Aquí hay algunos consejos simples para cuidar el medio ambiente a través de nuestros clientes de correo electrónico.

 

1- Recibe menos correos electrónicos :

 

Cuantos menos mensajes haya en nuestra bandeja de entrada, menor será el volumen de correos electrónicos que se archivarán, lo que liberará muchos recursos.
¿Cómo podemos hacer esto?
– Suscríbase sólo a los boletines que realmente nos interesan, y desinscribase de los que no nos interesan lo antes posible.
– Alrededor del 70% de todos los mensajes enviados se consideran spam. Así que, con un servicio de filtrado de spam de calidad, evitamos almacenar correos electrónicos innecesarios.

 

2- Enviar menos mensajes:

El envío de respuestas como “OK” o “Gracias” y el envío de correos electrónicos a varios destinatarios que no son los principales son acciones comunes en mucoas puestos de trabajo. La reducción de este tipo de mensajes disminuirá la cantidad de datos consumidos.

 

3- Asegúrate de que los adjuntos de nuestros correos electrónicos son necesarios y, si es posible, optimizar su tamaño, porque un correo electrónico puede crear hasta 10 veces más C02 con adjuntos no optimizados.
4- En el caso de las empresas que disponen de servidores propios, considerar soluciones de hosting de correo electrónico en modo cloud; no sólo se liberaría espacio físico en la propia empresa, sino que se optimizaría el consumo de energía al mutualizar parte de la infraestructura, que se renovará más rápidamente con servidores cada vez más modernos y, por tanto, consumirá menos energía.

 

No olvidemos que, aunque esto pueda parecer trivial, cualquier reducción de nuestro impacto en el planeta es importante. Todavía no hay un Planeta B.

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *