Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Fév 8, 2018 in Non classé | 0 comments

Neutralidad de la red: últimas noticias

banner-neutralite-630x210

Terminábamos 2017 con una mala noticia para el mundo de Internet: ¡su neutralidad corre peligro!

Como resultado de la votación del jueves 14 de diciembre de 2017, Estados Unidos ha decidido abolir el principio de neutralidad de la Red establecido por la administración Obama en 2015. Desdes la elección de Donald Trump como presidente el pasado 8 de noviembre de 2016 ya se temía la abolición de este principio, ya que había sido una de las promesas de la campaña de Trump.

 

 

La neutralidad de la web, ¿garantía de libertad?

El principio de neutralidad de la Red define las reglas de navegación en Internet y establece que todo el mundo debe tener el mismo acceso ilimitado a la red. El contenido de ésta es por lo tanto disponible para todo el mundo en cualquier momento, sin hacer distinciones entre medios u operadores de telecomunicaciones.

 

Además de esto, en cierto modo se encarga de proteger la libertad de expresión, ya que todo usuario es libre para crear contenido y de compartirlo. Ya sea Google o un simple autónomo, los internautas deben tener libertad para oírte.

 

Por lo tanto, desde un punto de vista técnico, no existe discriminación.

Y precisamos la palabra “técnicamente”, ya que, por ejemplo, el posicionamiento de Google ya constituye en sí mismo un sistema de clasificación y jerarquización de la información. Al gigante americano, por medio de la oferta de servicios publicitarios, permite a determinados contenidos aparecer de manera preferente en las búsquedas realizadas en su buscador. Pero estos no es lo que nos concierne en el artículo de hoy, probablemente hablaremos de ello en próximas publicaciones.

 

Volviendo al tema en cuestión, en el caso de que la abolición de la neutralidad de la Red se lleve a cabo, esto se traducirá de manera genérica en que los grandes proveedores de acceso a internet se verán beneficiados, mientras que los usuarios finales sufrirán penalizaciones. En el caso del usuario final, se estipulará su uso de internet de manera global, de modo que cuantos más medios tenga, mayor acceso tendrá a los contenidos, paquetes TV, etc. Por ejemplo, podría darse un caso de “pack redes sociales” o “pack vídeo”,… Este sistema, que ya se aplica a la televisión, penaliza a los más desfavorecidos. Internet había conseguido escapar hasta ahora a este principio monetario.

 

Las grandes empresas por su parte serán las grandes beneficiadas: Google, Apple, Facebook, Amazon, entre otras, dispondrán de mayores medios y podrán pagar para que sus contenidos aparezcan con mayor frecuencia que otros. Esto constituiría una competencia desleal que favorecería la aparición de ciertos contenidos frente a otros. En el marco del mercado mundial, empresas como Dalymotion (empresa de origen francés) tendrían grandes dificultades para implantarse en Estados Unidos frente a empresas americanas como YouTube (perteneciente a Google). Sucedería lo mismo con empresas como Deezer, que competiría entre otros con Google Play Music, Amazon Music Unlimited o Apple… La neutralidad de la web, para una empresa, constituye la garantía de poder acceder a todos los mercados sin tener en consideración la diferencia de medios del consumidor.

 

 

¿Qué pasa en Europa?

Este cambio de la normativa por el momento no afecta a Europa, protegida por la ley europea desde el 5 de junio de 2016. Sin embargo, esto puede cambiar con el tiempo.

 

El director de Orange, Stéphane Richard, ya compareció en su momento diciendo que abolir la neutralidad de la red era más bien una obligación. No con el objetivo de manipular los contenidos, sino para aprovecharse de los beneficios generados y poner sus infraestructuras al nivel adecuado para acoger al Internet del futuro. Según su opinión, los objetos conectados (coches eléctricos, robots quirúrgicos, etc.) van a necesitar un Internet con funcionalidades y potencias diferentes y por lo tanto, con niveles de calidad de servicio diferentes.

 

Resulta difícil de creer que los operadores se limitarían a restringir a las industrias, existiendo ya casos reales de restricciones en el pasado, como las que aplicó en su momento la empresa Free a sus usuarios, frenando el rendimiento del acceso a YouTube.

 

En Europa, y particularmente en Portugal, algunos operadores ya han “dado un rodeo” al principio de neutralidad y proponen servicios en los que, por ejemplo, se debe pagar 5 euros más al mes para poder tener acceso a determinadas redes sociales de manera ilimitada.

 

Los operadores se van a ver obligados a encontrar el equilibrio entre beneficios, desarrollo de la tecnología y usuarios. Por nuestra parte, solo podemos cruzar los dedos para que el modelo americano no se expanda y generalice a gran velocidad. Esperemos que los operadores de telecomunicaciones se tomen al menos el tiempo de analizar las repercusiones de este cambio. Como dicen en América: “wait and see”*.

 

Fuentes: Xataca, BBC,

 

*Esperemos a ver qué pasa

Post a Reply

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *