Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Jan 31, 2018 in Non classé | 0 comments

El scam: la vieja estafa que continúa haciendo estragos

El scam: la vieja estafa que continúa haciendo estragos

Todos los días aparecen noticias sobre nuevos casos de estafas y amenazas en la red: virus, ransomwares, spoofing, etc. Los malwares evolucionan a la par que la tecnología (a veces incluso por delante de ella) por lo que se hace necesario tomar medidas de seguridad que garanticen la protección de nuestros datos. En el ámbito profesional, se ha convertido en un elemento crítico y en la actualidad las empresas disponen de una parte de su presupuesto dedicada a esta problemática.

Parece que queda muy lejos aquello de las viejas cadenas de emails en las que se nos solicitaba el envío de dinero para un niño enfermo que necesita tratamiento, o nos presentaban negocios con una altísima rentabilidad si hacíamos una transferencia previa de dinero… Parece algo ridículo y desfasado; sin embargo, este tipo de estafas siguen estando a la orden del día y a pesar de su aparente simplicidad, todavía muchos usuarios “pican” en la trampa: son las estafas scam.

 

¿Qué es el scam?

 

Pero, ¿qué es exactamente el scam? Este término anglosajón sirve para designar a las estafas económicas que se realizan a través de la red, fundamentalmente a través de correo electrónico o de páginas web fraudulentas. Es el caso por ejemplo de los mensajes tipo:

 

“Buenos días, me llamo John y te escribo porque no dispongo de medios económicos. Mi hijo mayor ha sido detenido por las autoridades nigerianas, y necesito financiación para poder vivir con mi familia. Te pido tu ayuda. He depositado 5 millones de dólares en una cuenta bancaria, si me ayudas, te daré el 20%…”

 

Normalmente el email concluye pidiendo una cierta suma como prueba de buena fe antes de mandarnos el porcentaje prometido.

 

Este tipo de estafas no solo se dan por email; también existen webs fraudulentas que nos ofrecen productos inexistentes, o incluso en redes sociales o páginas de encuentros, donde personajes con identidades falsas acaban pidiendo dinero a los usuarios tras haberse ganado su confianza.

 

Es muy importante que no nos dejemos engañar por este tipo de mensajes; aunque vistos desde fuera parezcan ridículos, en la actualidad este tipo de estafas se han depurado mucho y acaban engañando a usuarios muy familiarizados con la tecnología y las redes sociales. ¡Y la red de scammers es mucho mayor de lo que creeríais!

 

¿Cómo evitarlo?

 

Lo primero de todo, no responder a mensajes de personas que no conocemos, y desinscribirnos de cualquier publicación o boletín que no hayamos solicitado. Además, no facilitar nunca por internet nuestros datos bancarios, salvo en webs que sean de total confianza. Nunca se debe facilitar tampoco el usuario y contraseña de ningún servicio que utilicemos en la red; las redes sociales, cuentas bancarias, etc. jamás van a pedirnos esta información confidencial, si recibimos un email solicitándonos esta información, se trata de un scam. No hagas clic a la ligera en vínculos que recibas por email.

 

Por últimos, para los responsables de sistemas o informáticos, asegurarse de que la empresa dispone de un buen sistema de seguridad y filtrado de correo, que incluya varios filtros antispam, así como reglas personalizables en función de las necesidades de la compañía.

Post a Reply

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *