Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Juin 13, 2014 in Actualidad, Business | 0 comments

La invasión de los objetos conectados

La invasión de los objetos conectados

Los objetos conectados invaden nuestra vida cotidiana

Con la llegada al mercado de los nuevos relojes de Samsung es un buen momento para hacer un análisis de todos estos objetos conectados a Internet, que podrían alcanzar hasta los 500 millones de unidades en el mercado en 2016.

¿Objetos conectados o gadgets inútiles?

Actualmente ya vivimos en una sociedad invadida por las nuevas tecnologías, pero no cabe duda de que los nuevos objetos conectados que van apareciendo en el mercado van a acabar manejando nuestras vidas.

El nuevo reloj conectado de Samsung permite, además de consultar la hora, recibir notificaciones, responder a llamadas, o incluso llevar un control del rendimiento físico y cardíaco con un podómetro. En esta línea podemos encontrar a Mother, un nuevo gadget que por su aspecto nos recuerda a una de esas bonitas muñecas rusas. Se trata de un dispositivo con aspecto moderno que nos recuerda entre otros a qué hora debemos tomar nuestros medicamentos, te avisa cuando los niños llegan de la escuela, las horas de sueño que has tenido, etc. Los eReaders también tienen un papel importante: puedes almacenar en ellos más de 300 libros, con un confort en la lectura igual al de los libros tradicionales. No obstante los puristas todavía se escandalizan con esto, y defienden el tacto y el olor característico del soporte tradicional, alegando que en los soportes electrónicos se pierde el alma en sí del libro, por muy práctico que sea el dispositivo.

En definitiva, aunque para algunas personas estos objetos les parecen muy intrusivos, es innegable que permiten mantener contacto con la gente de manera sencilla, y aparte sirven como recordatorio de cosas importantes. Aplicados a la domótica, permiten vigilar tu casa en tu ausencia, controlar el consumo de calefacción aun estando en otra parte del mundo, y muchas otras utilidades. En tema de sanidad, por ejemplo, los brazaletes conectados permiten realizar estudios con gente de la tercera edad; los dispositivos permiten controlar su estado, ver si han sufrido algún percance o caída, enfermedad, o problemas similares. Una cosa es segura, estos objetos son un gran avance en su porvenir.

Los podremos considerar gadgets haciendo una relación entre el tiempo de uso y su precio. En este sentido nos referimos a la palabra gadgets como « chismes », es decir, accesorios superfluos. Hoy en día la gente todavía no está lista para invertir en un objeto tecnológico avanzado si no lo va a utilizar durante un plazo largo (como en el caso de una televisión o un Smartphone).

Un futuro prometedor

Estos nuevos objetos constituyen una buena noticia para la economía en general, en concreto para las start-ups, que ven en estos gadgets todo un mundo por conquistar. Los expertos estiman que en el plazo de unos 3 años, cada persona dispondrá de 8 objetos conectados.

“Actualmente hay una irrupción de ingenieros, electricistas, diseñadores y comerciales de gran talento dispuestos a impulsar este movimiento” señala Anne-Sophie Bordry, antigua directora de asuntos públicos en Facebook. En su opinión, “la industria debe centrarse en el aspecto industrial de estos gadgets, ya que constituyen una garantía de competitividad esencial para el conjunto de empresas” (las que crean estos dispositivos o las que realizan nuevas propuestas de servicios gracias a la explotación de los datos recogidos).

Rumores en el pasado, balbuceos hoy en día, y en boca de todos mañana. Lo que es seguro es que estos objetos van a dar mucho de qué hablar.

Post a Reply

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *